La nomofobia en pandemia.

Actualmente, la nomofobia no está considerada todavía como una patología o un trastorno del comportamiento. Sin embargo, la nomofobia es consecuencia de una adicción al uso sin ningún tipo de límites del teléfono celular.

Durante el último año, tan particular, las relaciones entre las personas en los distintos ámbitos de la vida se realizaron a través de la tecnología digital. Si hubo un dispositivo que jugó un rol importante, ese ha sido el celular o el teléfono inteligente (smartphone). Con sus aplicaciones se ha podido realizar casi todo lo que en otro momento hubiese sido en forma física y presencial.

El incremento de su uso, potenció situaciones antes no tenidas en cuenta. Debido a su dependencia para poder cumplir con nuestras actividades, el desgaste, la avería o la pérdida del móvil, generaron escenarios insólitos de desesperación, angustia y también desazón.

Desde ya que discutir sobre las ventajas de estas tecnologías es un sinsentido, pero muchas veces es necesario pensar acerca de la “móvildependencia”, sobre todo si no es posible pasar mucho tiempo sin mirar el teléfono para ver que sucede en el mundo de nuestras relaciones.

Comportamientos frecuentes.

Más allá de la pandemia, en nuestro país, el uso del celular se ha ido incrementando en los últimos años y, según Himitian (2019) los adolescentes pasaban cerca de cinco horas a diario frente al mismo.

Algunas publicaciones establecen algunos comportamientos y síntomas a tener en cuenta y que pueden evidenciar la nomofobia. En ese sentido, Escobar (2016) establece entre las más importantes, las siguientes:

  • Palpitaciones
  • Sensación de ahogo
  • Angustia
  • Desesperación
  • Alteración del sueño
  • Revisar el teléfono innumerables veces
  • Malas relaciones interpersonales
  • Falta de atención a lo que ocurre a su alrededor

Es necesario observar también nuestro comportamiento en las Redes Sociales, pues la necesidad de muchas personas de pertenecer a ciertos grupos lleva a veces a construir un comportamiento de dependencia de las mismas.

En el mundo adolescente, esta situación puede ser mucho más grave. Esto es debido a que gran parte de la socialización ocurre a través de las mencionadas Redes Sociales. La nomofobia en pandemia parece incrementar el peligro.

Se sugiere consultar con un especialista siempre, consultar a un especialista, ante la aparición significativa de algunos de los síntomas o comportamientos.

Algunas referencias:

Himitian, E. (2019) Los chicos argentinos pasan casi cinco horas frente a las pantallas y son grandes usuarios de Whatsapp.  Publicado en Diario La Nación.  Buenos Aires.  Se puede ver el link Aquí

Ruelas, A. (2010) El teléfono celular y las aproximaciones para su estudio. Revista Nueva época, núm. 14, pp. 143-167. Universidad Autonóma de Sinaloa. Guadalajara. México. Disponible Aquí

Escobar, P. (2016) Nomofobia: Diez síntomas del miedo incontrolable a estar sin celular. Revista Médica del Instituto de Neurociencia de la Junta de Beneficencia de Guayaquil. Disponible Aquí

Dominguez, V.(2019) Nomofobia: el peligro de la adicción al teléfono móvil. Red Cenit, Centros de Desarrollo Cognitivo. Valencia. Disponible Aquí

Las imágenes fueron obtenidas de Pexels.com