Rúbricas: qué son y para qué sirven.

En la actualidad, la docencia requiere romper a veces con métodos tradicionales de evaluación.  Debemos evitar caer en la contradicción de proponer clases innovadoras pero evaluar los aprendizajes mediante prácticas tradicionales.  Nada es descartable, y debemos lograr equilibrar aquello considerado “tradicional” y que aún es necesario aplicar, con lo novedoso.

¿Qué es evaluar?

Evaluar implica contar con dos elementos necesarios en el contexto del quehacer educativo: tener en claro lo que esperamos que los alumnos aprendan (criterios u objetivos de evaluación) y los indicadores que nos permitan observar si las acciones realizadas por los alumnos cumplen con lo solicitado por el docente.  Evaluar permite al docente contar con la información necesaria para poder mejorar la construcción del conocimiento por parte de los alumnos.

Así, la evaluación diagnóstica es la que permite al docente saber cuál será su punto de partida;  la información obtenida de la misma permitirá adaptar las características de la enseñanza a las necesidades de los alumnos y sus saberes construidos con anterioridad.

La evaluación formativa es la que se realiza durante el proceso de enseñanza y nos facilita la información necesaria para poder ajustar o regular aspectos de las actividades tanto del docente como así también del alumno, quien debe ser consciente del alcance de sus acciones.

Finalmente, se debe mencionar la evaluación sumativa, que es la que se realiza la finalizar el proceso.  La información obtenida permitirá entonces “acreditar” o no a los alumnos, de acuerdo a los objetivos propuestos.

En la actualidad hay avances acerca de que actividades permiten evaluar a los alumnos.  Se busca que los alumnos resuelvan problemas complejos y abiertos, similares a los que se pueden encontrar en un contexto diferente al aula.  La resolución de estos problemas pone en evidencia la puesta en práctica de distintas competencias o habilidades. También es  posible avanzar hacia la autoevaluación, cuando contamos con alumnos conscientes de su aprendizaje y responsables o la coevaluación (evaluación entre pares)

Además, tampoco debe dejarse de lado la importancia para la evaluación de la interactividad entre docente, alumnos y contenido a aprender y de la influencia educativa entre docente y alumno y alumno y otros pares.  La intervención docente en determinadas situaciones también es importante para obtener información que facilite mejorar la experiencia educativa.  Lo que sí es interesante es, en principio, romper la patología de enseñar lo que se va a evaluar, convirtiendo al examen en estímulo para el aprendizaje (Litwin, 2003)

¿Y las rúbricas?

Las rúbricas son, elementos a ponderar a la hora de considerar si una tarea o producción (una pintura, un texto, una presentación multimedial, una lección oral) ha sido llevada a cabo con éxito o sin él.  Se deben organizar por niveles y deben ser descripciones que indiquen lo que el docente entiende que el alumno debe lograr.  También de acuerdo a la importancia de cada rúbrica, el docente podrá sumar más puntaje si su cumplimiento ha sido alcanzado.  Si, a pesar de esta “novedad”, finalmente debemos obtener un número.

Ejemplos de rúbricas:

Ante un trabajo o una producción determinada, podemos aplicar los siguientes conceptos para la rúbrica CREATIVIDAD:

  • El trabajo demuestra creatividad, distinción e imaginación (EXCELENTE o 9 y 10)
  • El trabajo demuestra creatividad e imaginación (BUENO o 7 u 8)
  • Faltó un poco de creatividad (REGULAR, 6 o 5)
  • Es un trabajo que se asemeja a otros, no presenta creatividad (DEFICIENTE, 4 o 3)
  • Es un plagio de otro trabajo (NO LO HIZO, 0 puntos)

Pensemos que para la presentación o defensa del trabajo podemos utilizar la rúbrica ORALIDAD y MANEJO DE CONCEPTOS:

  • Demuestra dominio, fundamenta sus opiniones de una manera clara, precisa y ordenada. (EXCELENTE o 9 y 10)
  • Demuestra dominio, fundamenta sus opiniones de una manera clara, precisa y ordenada, sin embargo falto más soltura (BUENO o 7 u 8)
  • Buen dominio, fundamenta sus opiniones bastante bien, le falto un poco de precisión (REGULAR, 6 o 5)
  • Le falto mayor soltura y dominio, ordenar más sus opiniones (DEFICIENTE, 4 o 3)
  • No refleja la opinión del autor, conceptos imprecisos y desordenados. (NO LO HIZO, 0 puntos)

¿Herramientas que nos permiten crear rúbricas?

Si bien es posible utilizar papel (planillas en formato word, o excel) es posible acudir a algunas páginas web para tomar modelos o crear nuestras propias rúbricas y subirlas en nuestro Drive.  Dejo un listado de algunas de ellas:

Rubistar  (Versión en español)

Evalcomix (recomiendo los manuales de aquí)

Teachnology (está en inglés)

iRubrics (en inglés, pero contiene modelos de todo tipo)

Siempre es recomendable investigar un poco y encontrar la herramienta que más se adapte a las circunstancias y características de tu escuela, centro o colegio.

Aquí un video en donde se muestra cómo loguearse y hacer una rúbrica en dos minutos:


Referencias bibliográficas:

Adell, Jordi y Castañeda Quintero, Linda (2012).  Tendencias Emergentes en Educación con TIC. Espiral Educación y Tecnología. Barcelona, España.

Barberá, Elena. (2006). Aportaciones de la tecnología a la e-Evaluación. RED. Revista de Educación a Distancia. Número VI. Consultado (5/12/2017), en http://www.um.es/ead/red/M6

Litwin, Edith y otros (1998) La evaluación de los aprendizajes en el debate didáctico contemporáneo.  Cap.: La evaluación, campo de controversias  y paradojas o un nuevo lugar para la buena enseñanza. (Pág. 12).  Buenos Aires: Paidós Educador.

Licencia de Creative Commons
Rúbricas: qué son y para qué sirven. by Ramiro Massaro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.